En el campo superior aparecen orgullosamente las siglas: UPAEP, que identifican a nuestra universidad.

El escudo en sí, es una reminiscencia rectilínea del escudo de Puebla, y está cobijado por un águila.

El águila, además de identificarnos con nuestro símbolo nacional, en el cual estamos inspirados como mexicanos íntegros y leales, significa que con el espíritu libre, alimentado por la búsqueda de la verdad, estamos llamados a elevarnos muy por encima de las cumbres más sublimes.

Es doblemente válida la expresión de agua en la parte inferior, pues además de rememorar gráfica y heráldicamente nuestro escudo de Puebla, el agua es símbolo de vida.

Al fondo, se percibe un volumen horizontal, que expresa físicamente el recinto universitario; se adosan a él, lateralmente, formando una U de universidad: un libro, y una torre, que expresa la ciencia y la cultura.

Y por fin unos ángeles; los ángeles de Puebla, entrelazan sus alas para sostener figurativamente, el mapa del estado de Puebla. Aquí hubo un cambio, pues originalmente diseñamos un símbolo indígena. Pero estamos de acuerdo en la expresión concreta del estado de Puebla, pues así acentúa el escudo su carácter de ubicación y proyección. Cuando en arte se acentúa con sinceridad y razón el origen, la expresión adquiere más universalidad.

Y por eso esperamos, con mucho amor y convicción, de la UPAEP: una proyección, una formación tan limpia, tan noble, tan auténtica, tan prestigiada, tan útil, y tan patriótica; que no sólo a Puebla, sino a México entero, le dé una dimensión universal y eterna.